algo sobre lacaranchaDatos personales


La princesa de mi castillo llamada Alibeth

Música Celta Instrumental// Adrian Von Ziegler



La princesa de mi castillo 
llamada Alibeth





Una vez, hace tantos años que ya parece una leyenda, una
hermosa princesa llamada Alibeth habitaba mi castillo: el mas grande, cálido, fuerte y contenedor.

 La mamá de la princesa de mi castillo pensaba que Alibeth era un poquitín tímida; al menos eso creía ella, y como la amaba con locura quería evitarle todos los sufrimientos de la vida,  todas las decepciones a las que se vería expuesta al crecer, así que decidió atarla a la pata de la cama con un hermoso lazo de seda rosa, para que nada ni nadie pudiera lastimarla.

Alibeth no podía salir, ni tener amigos, ni nada. 

Todo lo tenía dentro de mi castillo, cálido, grande, fuerte y contenedor, pero, como siempre hay un pero en todas las historias, Alibeth creció y comenzó a soñar, y a anhelar otras experiencias. ¿Cómo podría hacer para vivirlas si estaba atada a la pata de la cama?...

Ella no quería tampoco lastimar a su mamá, así que pasaba día
tras día sin oponer resistencia, pero su alegría iba desapareciendo poco a poco, hasta que una noche, en un dulce sueño se le apareció su hada madrina y le hizo ver que su lazo la mantenía atada a la pata de su cama porque era ella misma la que no se atrevía a desatarlo y salir del castillo a explorar nuevos mundos y si no se atrevía, era porque aún no estaba preparada para partir.

Alibeth despertó sintiéndose extrañamente feliz, satisfecha. 

Cerró sus ojos con fuerza. Se hizo finita, finita, finita, hasta que su finitud fue tanta que se volvió un hilo luminoso que se deslizó suavemente por entre los pliegos del nudo de seda rosa.

 Y se elevó sobre el castillo convertida en un pájaro de luz. Dio unas vueltas sobre él en señal de despedida y agradecimiento.

Quería impregnar sus retinas con la calidez, el amor y el confort que la había contenido hasta entonces y voló tan alto como sus alas se lo permitieron, tan alto como ella se lo propuso buscando nuevos horizontes.

 Había comprendido que las experiencias ajenas no le servían y fue en busca de las propias.

Este amor apasionado

Chavela Vargas - Volver, volver


Ese amor apasionado 






Hace frío... llueve. Mi piel te reclama y mis sentidos, todos, le

 hacen coro a ese clamor: vuelve... vuelve, amor, vuelve... te 

quiero cerca... tan cerca que sienta el palpitar de tu corazón 

junto al mío, de tu sangre caliente... bullendo... corriendo 

arrebatada por tus venas, pujando por salir.

Ya no me basta bordar palabras doradas en tu cuerpo, ni grabar

 con fuego rosas rojas en mi piel para demostrarte mi pasión y 

así todos sepan que me amas...que te amo...que te pertenezco... 

que me perteneces...

No... ya no me basta...

Ahora solo espero guardar para siempre dentro de mí tu mirada 

anhelante y beber, cual embriagador licor, hasta la última gota 

de tu sangre.



La tarde perfecta

Saint Preux - Concert pour une voix 


Una tarde perfecta






Migrando kalpas, tras kalpas, tras kalpas, llega hasta aquí un 
tanto cansada en busca de su tarde perfecta: 


Poder ser luz... ser brisa...simplemente, ser...

Poder ser un mantel blanco ante una mesa servida... un vaso de agua fresca... un trozo de pan de campo, caliente y con mucha miga... una copa de vino...  la mirada vacía de un recién nacido que refleja en esa vaciedad la inocencia de su inexperiencia... y nuevamente, ser…ç

 Poder también ser música... ser letras, cuentos, historias vagando en el espacio... un poema de amor y una lágrima emocionada... una danza de a dos... un orgasmo pleno...

Definitivamente poder, al fin, ser paz... ser sangre... simplemente, ser...
Si, ser… Ser…ser un corazón que late...

Ser...solo ser…

Ser así, sin cuerpo, sólo una mente que descansa y luego, al ponerse el sol, culminando la tarde, continuar su viaje hacia otras existencias, volviendo a migrar kalpas tras kalpas hasta el fin de su aprendizaje....














el amor de miguel

AMOR (Cortometraje animado)




Antes que nada y después de todo, 
confieso que solo tengo una urgencia: vos.
                                                             
el amor




Nostálgica y sentimental

Otros Aires - Milonga sentimental



  • Nostálgica y sentimental






Siempre abstraída en sus pensamientos miraba sin mirar... ¿a qué?... ¿a quién?... ni ella misma lo sabia... solo tenía en claro su cansancio, ese cansancio tremendo, desgarrador y siempre, tan solitario...

Aunque su sentir era indiferente e incomprensible para cualquiera, ella, siempre erguida, les servía de sostén a todos los que necesitaban de su fortaleza, ya sea para descansar o para aprovechar su luz buscando un camino... pero este, era un día muy especial.

Acurrucada bajo la lluvia torrencial que se desataba en ese cielo porteño, melancólica, recordaba sus 100 años de vida... de estar siempre así... abstraída en sus pensamientos... mirando sin mirar... ¿a qué?... ¿a quien?... y continuaba sin saberlo.

Solo tenía en claro su cansancio.

Sabía que el mejor regalo que podía hacerse a sí misma, era permitirse tan solo por un día no sostener a nadie, sólo a sí misma... apagarse... ser débil ... recostarse sobre los hombros del amor... llorar sin ocultarse y gritar... ¡basta!... Su sentido de la responsabilidad, ese día le pesaba tanto,  tanto, que no se atrevió.

Cuando paró de llover guardó la última lágrima y erguida y fuerte como siempre, esbozando una comprensiva sonrisa en la que nadie reparaba, se dijo: que se apoyen en mi...

Y la columna del alumbrado público iluminó la ciudad y nadie, en esos 100 años sospechó jamás,que ella era una columna nostálgica y sentimental.

Universo conceptual



Vangelis - Alpha





Universo conceptual
a Graciela Galarza (grace)






En este instante de relajación y tranquilidad puedo comprender la concepción del universo todo... del paisaje de los astros y sus satélites latiendo al unísono en perfecta armonía entre la tranquilidad y el caos, entre la oscuridad y la luz, entre el sonido y el silencio absoluto, total...

Y en esta contemplación de la realidad que me circunda, llego a entender el por qué en ese espacio infinito que admiro, que me intriga, me subyuga e inquieta, hay una... dos... mil lunas diferentes que se encuentran allí, en el cielo, a cuarenta mil yojanas de distancia y más, pero pese a ello, sus reflejos aparecen siempre misteriosos, melancólicos, insinuantes... muy excitantes, en las briosas aguas que brotan de una cascada, o en la paz dulce y serena de un lagunar. 

Y al entender este concepto de integridad universal, comprendo al fin con mi propia vida, una realidad que no supe ver, y me siento satisfecha.
 
He descubierto el misterio de mi propia creación... de quien soy... que hago... para que estoy... asimilando definitivamente que el universo vive en mis ojos, que mi cuerpo es el universo.

Con todos sus sonidos...

sus silencios...

sus luces y oscuridades...

con sus soles...

con todos sus satélites que me invitan a viajar solo con desearlo, cerrando mis ojos y abriendo mi alma y mis sentidos a distintas emociones, por todas mis lunas posibles, desde Phobos, que visito cuando me invaden mis miedos y me inclino a mi propia destrucción, hasta Europa, donde me dejo llevar en la exaltación de los fuegos del amor pero siempre, al reencontrarme a mí misma y hacerme cargo de mis circunstancias, inmediatamente mi mejor luna vuelve a reflejarse en mis aguas sosegadas y mansas, regalándome serenidad.