algo sobre lacaranchaDatos personales

Desánimo

Desánimo





Inhala profundo
exhala
resopla.
Se siente al borde.
Quiere ver la luz.
Nada.
Sus bríos decaen.
Desea claudicar
decir ¡Basta!
¡No quiero más!
hasta aquí llegué!
La oscuridad que la rodea
es tan infinita,
así, como la eternidad.
Y el desánimo la invade.
El desánimo, ¡ah!, el desánimo, amigos míos
es una cosa seria…


¡Basta!

¡Basta!





Cada mañana al abrir los ojos, un nuevo desafío la esperaba y entonces ella subía a su barcaza y en medio del río, sin importarle que sus aguas estuviesen mansas, turbulentas, límpidas o turbias, comenzaba a remar.

Remaba... remaba... remaba... hasta que un día se cansó y pese a que  esta vez el aroma a primavera de la rivera endulzaba su olfato y el verde costero le regalaba su serenidad y quietud, dejó los remos sobre el borde y se hundió.  

Pedernal

Pedernal





Hace como 300 millones de años la tierra era un súper continente… todo tierra… Pangea se llamaba.

 Luego comenzó a dividirse y nacieron los continentes. Éstos se llenaron de árboles verdes de todo tipo, de flores y otras plantas y de animales también.

En nuestra  Patagonia crecieron las araucarias, las lengas y los cipreses que, en el paciente caminar del tiempo fueron muriendo para dar nacimiento a otros árboles y sus añosos restos se perdieron en la más absoluta oscuridad, sin oxígeno, sin nada… solo soledad y silencio… silencio y soledad…; muy lentamente esos troncos de araucarias, lengas y cipreses se fueron transformando en madera petrificada… en ópalo… en ágata…  en cuarzo… en pedernal…

Al llegar la edad de piedra, por fin  el hombre primitivo hizo chocar dos trozos de pedernal y gracias a la sílice, de un chispazo nació el fuego.

Tuvo que pasar toda una eternidad para que se pudiera provocar una fogata con 1 encendedor de pedernal, sin embargo, en este sur lleno de nieve, un día nos encontramos tu y yo… nuestras miradas se perdieron una dentro de la otra, y solo un instante fue suficiente para encender una hoguera y la nieve se derritiera.

Existen evidencias del control del fuego por parte del Homo erectus hace 1,5 millones de años ( en el paleolítico ) quienes fueron capaces de reproducirlo y mantenerlo. ,El pedernal que pertenece a la variedad de la sílice lo produce al chocar con un eslabón de acero


Dudas

Dudas 




¿Será posible
poseer los veranos,
las primaveras,
las noches estrelladas...
La luna, tus besos y
los días de sol
la brisa, el mar, rocío
de miel, tu agua,
tu lengua vigorosa
así, con sus misterios,
sin miedos,
con fuego
sin dudas…
y que hechizados rituales 
con gong, con cuencos y oboes,
guíen a la muerte
cuando llegue mi fin
y que al fin…me sienta libre?...


Oscuridad

Oscuridad




Solo pregunto
¿Es oscuro el amor?
¿Es Miel?...¿es Néctar?...
¿O son Gritos inaudibles,
roncos, fríos, muertos…?
El silencio respondió:
solo abrazos huecos.
El amor tiene
luces que encandilan...
sombras...lágrimas...
almas prisioneras de
lenguas...de sexo...
Lujuria obsesiva
en primavera.
Desvelados deseos,
pensamientos calientes
que queman en las
noches sin lluvias
de sedientos veranos
que anulan la razón.